El sitio de los que amamos los Quesos en Argentina

Los mejores quesos para ensaladas

Los mejores quesos para ensaladas

Las ensaladas son una alternativa excelente para quienes disfrutan de comidas saludables. Incorporarles quesos es la opción ideal para darles un toque especial y hacerlas más ricas. Una ensalada brinda la libertad de incorporar infinidad de ingredientes, combinados de variadas formas. Se pueden crear platos muy sencillos o altamente elaborados, incluso ensaladas gourmet.

Ventajas de incorporar quesos a las ensaladas

Las ensaladas pueden elegirse como una entrada o una guarnición en un plato principal. Tal es el protagonismo actual de las ensaladas que, a veces, son el plato principal en si mismo.
Incorporar quesos a las ensaladas ya es un clásico. Sus beneficios no se limitan al sabor y la textura, sino que van mucho más allá:

  • Aportan proteínas completas de alto valor biológico a un plato esencialmente de origen vegetal. Recordemos que los alimentos del reino vegetal aportan proteínas incompletas.
  • Aportan altas cantidades de minerales: calcio, fósforo, magnesio y potasio. Los minerales contenidos en los vegetales están en gran medida limitados por compuestos anti-nutrionales, es decir, son de baja biodisponibilidad. Los quesos aportan a una ensalada minerales de alta biodisponibilidad. 
  • Aportan altas cantidades de vitamina A. Si bien muchos vegetales aportan vitamina A, la de origen animal es mejor aprovechada por el organismo.
  • Aportan vitamina D. Los vegetales no la contienen, por lo que agregar queso a la ensalada permite agregar vitamina D al plato.
  • Cuando un comida consta exclusivamente de vegetales, como una ensalada clásica, es común sentir hambre al poco tiempo. El queso contribuye a una mayor saciedad: Dado su aporte de proteína y grasa, el queso favorece un mayor tiempo de permanencia gástrica. Así, se logra sentir saciedad por tiempo más prolongado sin llegar con hambre a la siguiente comida y sin tener que recurrir al “picoteo constante”. 
  • Aporta variedad en color, sabor y textura. Las comidas con mayor variedad de texturas y sabores son siempre más sabrosas. Sobre todo cuando se consumen ensaladas con frecuencia, es bueno salir de la rutina integrando diferentes quesos. 

¿Cuáles son los mejores quesos para incorporar a las ensaladas?

Teniendo en cuenta que la cocina es un arte, se podrían utilizar todos los quesos en las ensaladas. Incluso los quesos untables pueden ser utilizados. Pero, es necesario tener en cuenta las características de cada tipo de queso para saber de qué manera conviene integrarlo a una ensalada.

Quesos untables: Ideales para aderezos

No es muy frecuente encontrar ensaladas preparadas con quesos untables. Sin embargo, es una opción rica y sana que puede ser del agrado de grandes y chicos.

Todos los quesos untables pueden ser utilizados, incluso los descremados o bajos en sodio. Se incorporan como parte del aderezo: Generalmente constituido por aceite de oliva, queso untable, sal y pimienta. La proporción adecuada es el doble de aceite que de queso untable para obtener una salsa más ligera. 

Cuando se incorpora queso untable como componente del aderezo, no se recomienda el uso de vinagre. Éste puede interferir con la textura de la salsa e interrumpe el sabor logrado por la suave combinación del queso y el aceite.

Quesos blandos: Los menos indicados para ensaladas

Queso feta en ensalada de hojas verdes y nueces.
Queso feta en ensalada de hojas verdes y nueces.

Si bien son los menos recomendados para ensaladas, los quesos blandos también pueden ser utilizados. Por su consistencia blanda son más adecuados para cuando la ensalada va a consumirse en el momento o para épocas invernales. 

Cuando se mezclan todos los ingredientes de una ensalada y sobre todo en climas o lugares calurosos, el queso blando va a tender a hacerse aún más blando. Ésto va a repercutir en la palatabilidad del plato en su conjunto: Los vegetales comenzarán a mancharse y a modificar su textura, tornándose ligeramente pegajosos. Sumado a ésto, si la ensalada contuviera crutones se humedecerían, perdiendo la crocancia que los caracteriza.

Como regla general, se puede optar por agregar el queso blando justo antes de servir la ensalada. De esta forma se logra minimizar las posibles complicaciones asociadas a su uso.

Entre los quesos blandos, los más recomendados son:

Quesos semiblandos

Los quesos semiblandos corren el mismo riesgo que los blandos, pero en menor medida. Su contenido acuoso es menor, siendo su pasta más dura y resistente al ablandamiento.

La mozzarella no suele ser recomendada para acompañar ensaladas, ya que entre los quesos semiblandos es uno de los más blandos.

El queso azul y el roquefort son bastante resistentes al ablandamiento y aportan sabores con mucha personalidad a cualquier ensalada. Generalmente se los utiliza para complementar ensaladas gourmet, acompañado de nueces o fruta, en el caso de las recetas más innovadoras. Por ser quesos que tienden a desmenuzarse, más que a derretirse; es recomendable incorporarlos cortados en cubos muy pequeños o desmenuzados manualmente.

Quesos semiduros: Ideales para ensaladas

Los quesos semiduros son los que tienen la textura perfecta para acompañar ensaladas. Los más elegidos son:

Entre éstos, el más utilizado para ensaladas en Argentina es el queso gouda. De todas formas, cualquier queso de pasta semidura es ideal para ensaladas. Esto es gracias a que su consistencia no tiende a modificar la textura de los demás ingredientes, ya que no se ablandan fácilmente. 

Formas de incorporar los quesos semiduros a las ensaladas

Con quesos de esta consistencia se puede ser creativo a la hora de cortarlos. Podrán cortarse en cubos de 0,5; 1; 1,5 o 2cm, cuando se busque una presentación clásica y sencilla.  Cuanto menor sea el corte, mayor será la elegancia del plato. 

También puede optarse por cortarlos en finas tiras, ya sea utilizando un rallador de quesos o un pela papas. Incluso se puede cortar a cuchillo, aunque requiere más tiempo y prolijidad.

Para incentivar a los niños a comer ensaladas se puede cortar el queso de pasta semidura con cortadores de formas divertidas. Debemos procurar que el tamaño del cortador sea relativamente pequeño para que sea posible mezclar el queso con el resto de los ingredientes.

Ensalada con queso en forma de estrella
Ensalada con queso en forma de estrella

Quesos duros: El contraste perfecto

Los quesos duros  son quesos de mucho protagonismo por sus característicos sabores y texturas firmes. Generalmente aportan sofisticación a las ensaladas y se los suele combinar con ingredientes exóticos, de consumo poco frecuente.

Es muy importante el tamaño en el que se incorporan estos quesos, ya que si son trozos muy grandes pueden entorpecer la degustación. Además, el sabor de un gran pedazo de queso puede ser invasivo y opacar al resto de los ingredientes. Lo ideal es que se agreguen rallados, desmenuzados o picados. De esta forma, se logrará el deseado contraste de sabor y textura entre el queso duro y los vegetales, pero sin estropear el plato en su conjunto.

En Argentina, el más elegido para ensaladas es el queso reggianito.

Menos es más

Si bien el sabor de cualquier queso es exquisito, es recomendable agregar cantidades pequeñas o moderadas a las ensaladas. Se debe tener especial cuidado cuanto más intenso sea el sabor del queso elegido y cuanto más dura sea su pasta.

Recomendaciones generales

  • A mayor dureza, menor debe ser el tamaño del corte y la cantidad total en el plato
  • Cuanto más intenso sea el sabor, menor deberá ser el tamaño del corte y la cantidad total en el plato
  • Consistencias y sabores medios o suaves: tamaño del corte y cantidad total en el plato moderados
  • Cuando queramos que el queso sea protagonista, debe tratarse de una entrada o una guarnición pequeña.
  • Si deseamos combinar quesos, al menos uno de ellos debe ser de sabor suave a medio.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *