El sitio de los que amamos los Quesos en Argentina

Queso Camembert

Queso Camembert

Con una rica historia llena de sabor el queso camembert se ha convertido en uno de los símbolos más notables de la gastronomía francesa. Este queso figura como uno de los más famosos del mundo y de hecho, es considerado desde hace siglos, un buque insignia digno representante de la familia de los quesos de pasta blanda con corteza enmohecida. Conoce más acerca del queso camembert, un delicioso queso francés.

Historia y origen del Queso Camembert

Camembert es conocido en todo el mundo como un queso blanco suave, hecho de la leche más fresca de las vacas que pastan en los prados exuberantes de las granjas de ganado normando, situado en el noroeste de Francia. El queso lleva el nombre de la pequeña ciudad pintoresca de Camembert, donde se produjo por primera vez.

Como la región de Normandía había sido famosa por sus quesos durante cientos de años, tenía que haber algo especial sobre el nuevo producto que había aparecido en los mercados locales desde finales del siglo XVIII. Su historia remonta a la Revolución Francesa, cuando un sacerdote perseguido de la ciudad de Brie, encontró su refugio en la casa de un agricultor propiedad de Marie Harel. Como señal de agradecimiento, él enseñó a la mujer la finura y el estilo del queso cremoso de su región natal. Por lo tanto, su proceso de fabricación parece ser una combinación original de las técnicas locales de producción de queso y de la región de Brie, una zona distinguida en la elaboración de quesos.

La leyenda dice que fue Napoleón III quien le dio al queso Camembert su nombre, cuando le fue ofrecido por los nietos de Marie, sesenta años después. Este queso también alimentó a los soldados franceses durante la Primera Guerra Mundial, ganando así gradualmente, su fama nacional e internacional.

Hoy Camembert tiene el reconocimiento AOC, protegido como “Camembert de Normandie” y un porcentaje muy pequeño de productores elaboran el queso con su base original de leche cruda y con la mista técnica que Marie Harel habría utilizado.

Descripción

El queso camembert posee una blanca corteza, esponjosa y aterciopelada con una superficie estriada como salpicada de pigmentos rojos o naranja más o menos intenso, dependiendo del tiempo de maduración. La superficie cubre una pasta de color marfil amarillo brillante, su interior puede ser más cremoso a medida que madura, pero en general comprende un corazón calizo, desmenuzable de color blanco tiza con pequeños agujeros.

El aspecto exterior del queso camembert es uniforme, con una superficie plana; los lados son lisos y el talón es recto. Su olor es fragante con una esencia terrosa que a su vez despliega un aroma a leche caliente y dulce de hongos; la textura de este queso es muy suave y goteante. El queso camembert sorprende con su sabor a través de la amplia gama de sugerencias, las cuales varían de lechoso o mantecoso a picante, salado y setas.

Elaboración, ¿cómo se hace el camembert?

La preparación de la leche de vaca se establece en moldes para drenar durante medio día en cuartos calentados a 32 grados Celsius (89 Fahrenheit). Luego para formar una coagulación perfecta, se deben añadir los ácidos lácticos, una vez cuajado, se separan parcialmente, se ponen en moldes en 5 capas donde y se drenan periódicamente por cinco horas.

Posteriormente, las formas se llevan a las salas de secado y se mantienen entre 12 y 17 grados Celsius. Luego se añade la sal y los hongos del género Penicillum, lo que ayuda a crear la característica forma de la corteza blanca. Esta parte toma dos semanas, luego se vuelve a dejar por tres semanas más en el cuarto de maduración, en este tiempo se pierde la humedad restante y toma forma poco a poco.

Este proceso de maduración del queso camembert continúa en la bodega, durante el cual el queso fermenta por ambos lados, hasta que al cabo de cinco semanas desde su elaboración, ya comienza a aparecer un plumón blanco en la superficie, con un tinte ligeramente rojizo que se acentúa progresivamente.

Queso Camembert en Baguette, clásico francés
Queso Camembert en Baguette, clásico francés

Características

El queso Camambert es blando con una corteza florida, hecha de leche desnatada producida esencialmente de la raza de vaca normanda que pasta durante más de 6 meses al año. Una de su característica más resaltante es que su corteza está cubierta por el blanco hongo “Pnicillium Camemberti” resultado de la maduración que se produce desde la parte externa hacia su interior.

El queso camembert artesanal, moldeado a mano con un cucharón y salado con técnicas especiales, son los únicos que se benefician de la Denominación de Origen Controlado (AOC). Esta versión original sólo se puede comercializar cuando está totalmente madurado y nunca se corta en porciones.

Sin embargo, la producción de queso camembert ha trascendido más allá de los que llevan la designación AOC y han dado rienda a muchas variedades elaboradas con leche pasteurizada que se pueden encontrar incluso en Normandía, uno de los que más resalta es el Camembert Le Châtelain, un excelente ejemplo que lleva una receta fiel al original.

Propiedades del queso camembert

Cada 100 gramos de queso camembert contiene 300 calorías aproximadamente, llegando a tener más calorías que los demás quesos, 21 gr de proteínas, 0.1 de hidratos de carbono, 22.3 gr de grasa, 51% de agua.

Dentro de los minerales se encuentran: el sodio, cinc, calcio, fósforo selenio, potasio yodo, flúor, cloro.

Este queso contiene vitaminas A, D, E, K, vitamina B12, niacina (B3), riboflavina (B2), biotina (B8), ácido fólico y piridoxina (B6).

El queso camembert es una gran fuente de proteínas de alto valor biológico, lo que proporciona la base para músculos sanos, sangre, cartílago y piel.

El queso camembert es una de las mayores fuentes de calcio, por lo que ayuda a combatir la osteoporosis y previene fracturas y fisuras de los huesos, además de fortalecer los mismos.

Su contenido en fósforo es un nutriente para conservar buena memoria y su rico contenido de calcio, ácido fólico y yodo, también es apropiado durante el embarazo.

Quesos similares al camembert

La primera opción para sustituir un queso camembert es el queso Brie, ambos quesos conservan prácticamente la misma técnica de elaboración, siendo la única diferencia, el lugar de origen. La similitud se atribuye a que el know how llegó directamente de la ciudad de Brie a Camembert en el siglo XVII. El estilo de estos quesos es de los que se derriten en la boca y llevan un sabor vagamente similar.

Otro queso que puede servir de sustituto del queso camembert es el Reblochon, otro queso francés elaborado con leche cruda de tres razas de vaca distintas, cuyo producto conserva las características muy parecidas al queso camembert.

El queso camembert y sus similares, son quesos que se sirven ligeramente calientes y se extienden fácilmente en baguette o galletas francesas. Estos quesos también van perfecto con frutas frescas o secas, nueces o mermelada de zarzamora o arándano y pueden ir condimentado con romero o tomillo, sazonado con ajo o mostaza y horneado para un perfecto disfrute.

La Tabla del Queso Camembert

  • Hecho de leche de vaca no pasteurizada
  • País de origen: Francia
  • Región: Normandía, Camembert
  • Familia: Camembert
  • Tipo: blando, artesanal, suave madurado
  • Contenido de grasa: 45%
  • Textura: calcáreo, nasal, liso, suave, madurados suave y flexible
  • Corteza: bloomy
  • Color: amarillo pálido
  • Sabor: mantecoso, cremoso, lechoso, dulce
  • Aroma: terroso
  • Vegetariano: no
  • También conocido como: Camembert de Normandie

Información nutricional

Tamaño de la Porción: 38 g
por porción
Calorías 114 kcal
Proteína 7,52 g
Grasa 9,22 g
  Grasa Saturada 5,798 g
  Grasa Poliinsaturada 0,275 g
  Grasa Monoinsaturada 2,669 g
Colesterol 27 mg
Carbohidrato 0,17 g
  Fibra 0 g
  Azúcar 0,17 g
Sodio 320 mg
Potasio 71 mg

Fuente: Wikipedia



Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *