El sitio de los que amamos los Quesos en Argentina

Queso Gouda Ahumado

Queso Gouda Ahumado

El queso gouda ahumado es una variante del queso gouda tradicional. El humo al que es sometido le otorga un sabor único que, sumado a su textura dura, lo hace uno de los preferidos por muchos. Si bien el proceso de ahumado natural fue reemplazado por procedimientos industriales más prácticos, el queso gouda ahumado logró conservar su exquisito sabor. Hoy en día es elegido en hogares de todo el mundo, para infinidad de preparaciones frías y calientes. Tal ha sido su popularidad a lo largo de la historia, que fueron surgiendo diferentes versiones condimentadas con diferentes especias aromáticas.

Historia del queso gouda ahumado

El queso gouda ahumado surgió en pequeñas granjas en Gouda, Holanda. Para obtener su sabor característico y claramente diferenciado del queso gouda tradicional, se lo ahumaba en hornos de ladrillo. Más tarde comenzó a extenderse su popularidad por diferentes regiones. Fue entonces cuando se instaló la costumbre de ahumarlo sobre madera de sauce en ahumaderos. El sabor que le aportaban estos métodos de elaboración artesanales era ampliamente apreciado, por lo que con el tiempo logró popularizarce en todo el mundo.

Por su paso por diferentes culturas fueron surgiendo diferentes tipos de queso gouda ahumado. Entre los más reconocidos se encuentran:

  • Queso gouda ahumado con chile mexicano, particularmente picante, ideal para picadas o comidas frías
  • Queso gouda ahumado con pimienta negra, una versión de un picor más suave que el anterior
  • Queso gouda ahumado con hierbas aromáticas, según las hierbas elegidas se logran quesos ahumados con personalidad

Con el progresivo surgimiento de nuevos conocimientos y tecnologías, fueron reemplazándose los antiguos procesos productivos por otros más prácticos y económicamente convenientes para los productores.

Producción actual del queso gouda ahumado

Actualmente, en lugar de producirse el ahumado natural, se opta por añadir esencias de ahumado al queso gouda original. Aún así, su sabor no ha dejado de ser exquisito. Existen, sin embargo, granjas y empresas familiares que todavía hoy producen queso gouda ahumado del modo tradicional, ideal para quienes disfrutan de un buen queso.

El ahumado puede realizarse en frío o en caliente. En el primer caso se expone al queso a un ahumado de entre 20°C y 30°C, mientras que en caliente se utilizan temperaturas que van desde los 35 a los 90°C. También existen estrategias más económicas para lograr resultados similares: se expone al queso a humo líquido, lo que le brinda un sabor y color similares al ahumado natural.

A partir de lo expuesto se pueden identificar en distintos tiempos y lugares del mundo diferentes formas de lograr un queso gouda ahumado. Para todas ellas se parte siempre del queso gouda tradicional, por lo que la calidad de éste va a determinar, en gran parte, la calidad del queso gouda ahumado que se obtenga.

Descripción del queso gouda ahumado

queso gouda ahumado artesanalmente
queso gouda ahumado artesanalmente

El queso gouda ahumado tiene comúnmente forma ovalada, aunque también se encuentra disponible en ormas circulares o rectangulares.  Se lo reconoce por su cascara marrón amarillenta u oscura, color que obtiene originalmente por el proceso de ahumado. Se trata de una corteza comestible que concentra el tan buscado sabor ahumado.

Su interior es de color amarillento, de textura semidura pero cremosa y compacto, sin presencia de orificios. Su versión estándar se caracteriza por ser homogénea y presentar un sabor y aroma ahumado puro. Éstos se logran gracias a que no interfiere en su degustación ninguna otra sustancia. Pero, cuando se le incorporan sustancias aromáticas y saborizantes, generalmente se obtienen quesos de un interior no homogéneo, siendo visibles las especias utilizadas. Al degustar estas variantes aromáticas se entremezcla el típico sabor ahumado con el de especias. Así, se  logran siempre combinaciones de sabores irresistibles.

Consideraciones nutricionales del gouda ahumado

El queso gouda ahumado, así como el tradicional, ofrece ventajas y desventajas a la hora de considerar su valor nutricional.

Reúne muchos nutrientes clave para la salud ósea. Uno de los más destacables es la vitamina K2. Ésta favorece la incorporación del calcio a los huesos. No es una vitamina fácil de encontrar en alimentos naturales, por lo que su aporte en el queso gouda tradicional y ahumado representa un beneficio nutricional. Además, aporta calcio, fósforo y magnesio, tres nutrientes esenciales para conservar la salud de los huesos y los dientes. Y, como vitamina destacada, ofrece vitamina D. Ésta la encargada de regular el metabolismo del calcio en el organismo.

Por otro lado, tiene un alto aporte calórico, dado en parte por grasas saturadas y colesterol, además de un alto contenido de sodio. Por estas razones es recomendable moderar su consumo, principalmente en personas con dislipidemia, hipertensión, sobrepeso u obesidad, u otras patologías de riesgo cardiometabólico.

El mayor disfrute del queso gouda ahumado

Para conservar sus características organolépticas es recomendable que su almacenamiento se haga a temperaturas que oscilen entre los 12°C y 16°C.

Es ideal para preparar sándwiches, hamburguesas, quesadillas y ensaladas. Por su característico sabor es especialmente recomendado para añadir personalidad a preparaciones tradicionales como éstas y muchas otras.

Para los amantes de las fondues de queso también es una opción interesante. Incorporar una porción de queso gouda ahumado a su fondue preferida le dará un toque de sabor ahumado que la convertirá en una fondue única. Generalmente se recomienda que se conviene el queso gouda ahumado con otro u otros quesos que suavicen y complementen su característico sabor. Entre los más elegidos se encuentran el queso gruyere y/o el queso gouda tradicional.

También suele ser utilizado para agregar sabores nuevos a picadas y, en muchos casos, a platos calientes. Si bien se acostumbra su incorporación en preparaciones frías, son cada vez más los cocineros y amantes de la cocina creativa que buscan nuevas formas de incorporarlo a recetas no tradicionales.

El vino es siempre un buen acompañamiento para el queso. Por regla general, cuanto más picante es un queso, más dulce debe ser el vino. de esta forma se logra que sus sabores se complementen a la perfección. Además, para quesos fuertes es recomendable elegir vinos blancos. Por eso, si elegimos una versión condimentada del queso gouda ahumado, debemos recordar estas sugerencias para disfrutar al máximo de su sabor.

Como reemplazo del queso gouda ahumado se podría elegir otro tipo de queso ahumado. Siempre se debe considerar que su sabor no va a ser el mismo puesto que se parte de distintos quesos de base. Entre ellos se destacan el gruyere, la mozzarella, la scamorza y el cheddar.

La Tabla del Queso Gouda Ahumado

  • Hecho de leche de vaca pasteurizada o no pasteurizada
  • País de origen: Holanda y Países Bajos
  • Región: Holanda Meridional, Gouda
  • Familia: Gouda
  • Tipo: duro, artesano
  • Contenido de grasa: 7 g / 100 g
  • Textura: mantecoso y desmenuzable
  • Cáscara: encerada
  • Color: amarillo pálido
  • Sabor: ahumado
  • Aroma: ahumado
  • Vegetariano: no

Información nutricional

Cantidad por 
Calorías 356
Grasas totales 27 g
Ácidos grasos saturados 18 g
Ácidos grasos poliinsaturados 0.7 g
Ácidos grasos monoinsaturados 8 g
Colesterol 114 mg
Sodio 819 mg
Potasio 121 mg
Carbohidratos 2.2 g
Fibra alimentaria 0 g
Azúcares 2.2 g
Proteínas 25 g
Vitamina A 563 IU Vitamina C 0 mg
Calcio 700 mg Hierro 0.2 mg
Vitamina D 20 IU Vitamina B6 0.1 mg
Vitamina B12 1.5 µg Magnesio 29 mg

 

Fuente: Wikipedia



Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *